Kannia Adiestramiento de perros
y etología canina

  • Facebook
  • Twitter
  • Canal Youtube
  • Canal Youtube
KanniaKannia Adiestramiento caninoBannerBAnnerBanner

El más avanzado del adiestramiento de perros

Método

Adiestramiento canino cognitivo-emocional


El adiestramiento de perros es una profesión que tiene una coyuntura muy especial. Tradicionalmente ha estado en manos de personas que si bien eran competentes a nivel técnico carecían de la mínima formación teórica para comprender el por qué de lo que hacían. Así durante mucho tiempo la preparación de los adiestradores consistía en el aprendizaje de un conjunto de técnicas oscuramente ilustradas por unos conceptos vagos, realmente un conjunto de lugares comunes sin actualización ni visión crítica.

Por esto el adiestrador que crecía como tal debía hacerlo mezclando ensayo y error con grandes dosis de intuición, parecía que adiestrar requería una “capacidad natural” de algún tipo. Todo lo que no es analizado desde criterios científicos da esta impresión. En realidad sólo sucedía que no había conocimientos técnicos suficientes.

Esto cambia a partir del desarrollo de técnicas basadas en los entonces pujantes estudios de psicología conductista y etología. El cambio de un trabajo intuitivo a uno que se apoya sobre consistentes conceptos de las dos especialidades que estudian a nivel profundo la conducta genera un salto cualitativo que permite el avance del adiestramiento, abarcando cada vez más y más campos o especialidades (perros antidroga, perros guía de ciego, de rescate, de asistencia a discapacitados...) con resultados cada vez mejores.

Pero tanto la psicología como la etología han seguido investigando y con ello avanzando y muchas de las teorías que se usaron para este desarrollo han sido sustituidas por otras más precisas, algunas revolucionarias y otras que simplemente suponen un avance con respecto a las que conocíamos.

Sin embargo el adiestramiento no aprovechó ninguno de estos cambios, mantuvo intactas las técnicas que se habían construido sobre la psicología conductista de Skinner y la etología de Konrad Lorenz (principalmente).

Pero existe una especialidad donde la necesidad de refuerzos (sean positivos o negativos) de forma continua y el aprendizaje mecánico de acciones son insuficientes, esta especialidad es la del perro de asistencia a discapacitados físicos.

Así como en otros tipos de adiestramiento se puede entrenar y corregir o premiar al perro de forma habitual, en el perro de asistencia esto no sucede, ¿cómo premia o castiga una persona tetrapléjica o cómo se mecaniza una acción que debe ser diferente según el entorno, incluso necesitándose que el perro “desobedezca” a su propietario como sucede con la gestión del tráfico en un perro guía?

El adiestramiento de perros de asistencia tiene una coyuntura que hace insuficientes las bases teóricas hasta ahora usadas, pues si pueden ser suficientes (y sólo suficientes) para la formación del perro fallan en su mantenimiento: perros que trabajan diariamente sin refuerzos, que pese a equivocarse no pueden ser corregidos por el usuario y que deben desobedecer a su jefe de manada habitualmente si las condiciones así lo aconsejan.

En este entorno encontramos que se han desarrollado nuevos conceptos que, una vez adaptados, nos van a permitir adiestrar a un perro minimizando la dependencia de refuerzos, enseñarle a tomar decisiones en lugar de actuar de forma mecánica y en general mejorar nuestros resultados de tal modo que bien podemos considerarlo una revolución.

El adiestramiento canino cognitivo-emocional (Carlos Alfonso López García, Editorial Díaz de Santos, 2004) es el resultado de este trabajo.

 

 


Utilizamos cookies para mejorar la experiencia del usuario, si continua navegando acepta nuestra Política de Cookies