Kannia Adiestramiento de perros
y etología canina

  • Facebook
  • Facebook
  • Canal Youtube
  • Canal Youtube
KanniaKannia Adiestramiento caninoBannerBAnnerBanner

Alumnos cuentan su experiencia durante el adiestramiento y los resultados

Opiniones de alumnos

Alumnos cuentan su experiencia durante el adiestramiento y valoran los resultados

Opiniones de alumnos

Laura Pérez

Tengo una perra de aguas. Cuando tenia 4 meses decidí llevarla a adiestrar. La perra no tenía ningún tipo de problemas pero creo que es imprescindible dar una buena educación a los cachorros para poder tener un perro tranquilo, educado, sociable y obediente cuando sea adulto.

Mi experiencia durante el entrenamiento fue buenísima. Me encantaron las clases grupales y los todos los consejos para su adiestramiento, se fortaleció mucho el vínculo entre mi perra y yo y hoy día me doy cuenta que fue lo mejor que pude hacer por mi perra y por todos los que convivimos con ella. Es básico enseñar al perro a acudir a la llamada, a caminar a tu lado, ha quedarse sentado y quieto el tiempo que necesites...

Mi perra tiene ahora 2 años y medio, es muy obediente y tranquila. Sabe comportarse en la mesa cuando salimos a tomar algo en algún bar, cuando viaja en coche, cuando pasea con la correa y sin ella... Nos encanta viajar con ella y no tenemos ningún problema en los alojamientos. Mi último viaje con mi perra fue el Camino De Santiago y se portó todo el viaje como una perra de 10... caminando siempre a mi lado, obedeciendo a la llamada, buenísima relación con otros peregrinos del camino...

Hoy día está embarazada, sigo en contacto con el adiestrador y él me ha dado muchísimos consejos sobre la estimulación temprana de los cachorros. Me quedaré con una de las crías si todo va bien y tengo clarísimo que volveré a las clases con Kannia con el nuevo cachorrito.

Lucas Góngora González

Adopté a Pipa (mi perrita) en 2015 de la Protectora de Animales de Málaga. Tenía en torno a 1 año y parecía haber sufrido bastante a lo largo de su corta edad, lo que la hacía un poco insegura. Al poco tiempo de adoptarla empecé a tener problemas, porque cuando me iba a trabajar se quedaba muy intranquila: lloraba, ladraba y rompía mis cosas.

Esta fue la razón principal por la que decidí acudir a un adiestrador. Escogí Kannia principalmente porque estaba cerca de casa, era el más económico y un compañero me lo recomendó. Los entrenamientos siempre fueron muy relajados, en grupos de muy buen ambiente y con otros perros/dueños de los que podía aprender mucho. El adiestramiento no me llevó mas de mes y medio, pero me quedé otro mes más para afianzar conocimientos. Este último mes ni siquiera se me cobró.

Aparte de entender y resolver los problemas que tenía mi perra, conseguí adiestrarla y hacer que fuese un perro equilibrado, tranquilo, al que puedo llevar a todos lados y, lo pienso que es más importante, muy muy muy feliz.

Lorena Caparros

Tengo una bull terrier. La tuve de acogida durante un dia en casa después de que alguien decidiera abandonarla atada a un arbol en mitad del campo junto con un pastor alemán para que murieran, lamentablemente el pastor alemán no sobrevivió. Tarde solo 1 día en enamorarme de ella y decidí adoptarla. Solo tenia 8 meses, eso es lo que me dijo el veterinario. Tiempo después descubrí que realmente cuando la adopté, tenía más de un año y medio, pero debido a la desnutrición y malas condiciones, parecía mucho más pequeña. Era un poco nerviosa y no estaba acostumbrada a estar sola en una casa, ni a las órdenes. Por lo que decidí buscar un adiestrador para que me ayudara a educarla para poder tener un perro feliz y del que poder disfrutar.

me decidí por kannia por sus buenos comentarios y no me equivoque, efectivamente se imparte un adiestramiento enfocado a las necesidades del perro y del dueño, ya que no solo educas a tu perro, sino también aprendes a cómo enseñarlo y tratarlo. Ahora tengo una perra estupenda de casi 4 años, con la que puedo pasear tranquilamente por el paseo marítimo sin que me haga ninguna trastada. :)

silvia silvia

Cuando Pingo tenía 9 meses y después de un tiempo sufriendo su desobediencia en el parque y en casa, me recomendaron ir a adiestramiento a Kannia. Fui un día de prueba a las clases en grupo que Gabi ofrece para ver cómo funciona todo antes de decidirte. Pingo es una perra de agua inteligente y cabezona y supo aprovechar muy bien un momento personal malo que yo estaba viviendo.

Antes que Pingo yo tenía otra perrita de agua que fue atropellada, Pingo supo detectar muy bien mi nerviosismo ante esta situación y cuando ya no jugaba con ella a la pelota salía corriendo y se sentaba en la carretera...con lo que conseguía todos sus objetivos. Salir a la calle con Pingo era un suplicio. Para que Pingo cambiara de actitud tuvimos que ser serios y constantes con ella, para mí fue sencillo esto gracias a las orientaciones que recibí en el adiestramiento; Gabi me enseñó a mi a ser distinta con Pingo, a ser más fuerte y recta con ella. Además solucionamos los problemas de ansiedad por separación que se daban en casa y la fobia al coche; estableciendo también normas para el día a día.

El adiestramiento fue una gran experiencia para las dos. Ella se ha convertido en una perrita equilibrada, educada, feliz y sociable (punto débil en esta raza). Yo, gracias a las clases en grupo y a las Kanniquedadas, formé una familia perruna que forma parte de mi vida. Recomendaría una y mil veces el adiestramiento con Kannia ya que te permite tener una relación estupenda con tu perrito. Por cierto, el precio es asequible y muy razonable. Muchas gracias!!!

Patricia Estévez Meléndez

Empece el adiestramiento cuando mi perra tenía apenas tres meses, fui desesperada, es mi primera perra y me encontré con una cachorra "perro de agua" hiperactiva y dominante.

Sus clases son económicas y muy practicas. Desde el primer día de clase y gracias a sus métodos empecé a respirar de nuevo. Me enseñó como tratarla, como hablarle, como pararle los pies.

Respondía a todas mis preguntas, ( y eran muchas) fue paciente y me enseñó a no tomarme las cosas a pecho. Fueron muchas cosas que tuve que enseñarle, que me dejase entrar en el baño sin morderme los pies, la inhibición de mordida, no comerse todo lo que encontrarse en el suelo, a no ladrar durante horas (y hablo en serio, no paraba de ladrar, era horrible, ladraba nada más verme y solo paraba cuando dormía y lo hacía poco) Además te enseña cosas muy útiles para tu vida diaria, como poder saludar a alguien sin que le salte, que los perros se saluden bien, que puedas tocar a otro perro sin que el tuyo se ponga agresivo, poder tomarte algo en una terraza sin preocupaciones, que le puedan tocar los niños... Son tantas las cosas...

Otra cosa que me gustó también fue el buen ambiente que había allí, estuve yendo casi un año y medio y al final era por el simple placer de estar con gente que le gusten los perros y socializarlo. Es un lugar donde sé que volveré cuando tenga tiempo.

Francisco José Ruiz Martín

Desde mi propia experiencia he de decir que es un auténtico profesional y explico mi caso. El primer día que Sucre (Bull Terrier Inglés) llegó a mi casa, lo primero que hizo fue recorrer el salón saltando de sofá en sofá y por arriba de los respaldos, seguidamente fuimos a la calle y era el perro quien me sacaba a pasear a mi y no al revés (me llevé un par de sustos porque voy en silla de ruedas y estuve a punto de comer tierra, casi caigo de cabeza), por lo que busqué ayuda de un profesional y encontré a Kannia.

Creo recordar que estuve unos 6 o 7 meses, mi perro es muuuuy cabezón, a raíz de ahí, el perro obedece las órdenes básicas, no tira en los paseos, se le corrigió el susto que tenía a grandes ruidos (secador, cortacesped, motos,...) a día de hoy puede estar tumbado y relajado al lado de esos ruidos, es sociable tanto con personas como con otros animales. También al cabo del tiempo sacó algunas rarezas dentro de la casa, pero siguiendo una serie de pautas se recondujo y se corrigieron por completo, y actualmente tras casi 6 años desde el adiestramiento mi perro es una manta.

Por tanto, desde mi experiencia se aprende mucho y también aprenden los peludos puesto que no es lo mismo una clase individual que en grupo (como es el caso) en la que todos aprendemos de todos y para mi lo más importante, que los perros aprenden a socializar entre otras muchas cosas.

Anita Mari

Compré un chow chow hembra con 45 días, muy buena pero desde un principio me dijeron que era una raza difícil y que tendría que educarla para poder convivir y disfrutar con ella. Encontramos este adiestrador, el cual me gustó su forma de escuchar y acercarse a los animales. Hoy en día tengo una perra, la cual puedo disfrutar de ella y con ella, obediente, tranquila, sociable y súper cariñosa. Happy (su nombre) tiene amor por su adiestrador. Precio asequible y muy bien gastado para conseguir lo mejor tanto para ella como para nosotros. Lo recomiendo.

Teatro Romano Malaga

Daya es mi perra, una border collie. Tenía dos meses cuando llegó a la familia con la complicidad de mi hijo. Es muy especial para nosotros. Muy alegre, sociable, súper activa, buena y no sé cuántas cosas más. Siempre he tenido perro y cuando apareció ella, teníamos claro que debíamos educarla y fue entonces cuando supe, por Bernardé y Lana, mi vecina y su perrita, de las clases de Gabi.

Era primavera y comenzamos las clases en grupo. Formábamos un círculo y empezaba la clase. Un tema, un perro, un dueño, un ejercicio…Una cosa clara tengo, oír a Gabi explicándole las cosas a los demás es como se aprende, no sólo cuando la clase te atañe más directamente a ti.

El perro debe aprender, pero para que siempre se vaya a más, el dueño tiene que aprender también (las clases son para nosotros y nuestros perros. No vayas sólo a que eduquen a tu perro y tu mantenerte al margen). Perro, dueño y entrenador deben formar un triángulo equilibrado. Esa es para mí la clave. Atender el 100% del tiempo e intentar aprender tú para seguir enseñando a tu perro con la ayuda del entrenador.

Esa es la frontera del profesor al amigo, a la camaradería con el resto del grupo. Porque pasamos de tener un grupo a ser un grupo de amigos con un gran y buen ambiente entre perros y sus dueños y dueñas. Echo de menos aquellos que otros finales de clase donde recorríamos juntos el paseo marítimo (los perros en la realidad del día a día) y comentar la vida y sus cosas delante de una cerveza mientras nuestros perros compartían su complicidad de la clase del día.

Sólo contaré, por no alargar demasiado esta reseña, una experiencia que fue un antes y un después con Daya. Era cachorra, no venía cuando la llamaba, y eso me coartaba mucho a la hora de salir. Yo quería que pudiera ir suelta, en el día a día, en el campo, en la playa; en definitiva, que no fuera una limitación para ella, ni para mí. Un día fui temprano a donde dábamos las clases. No había llegado nadie. Al momento llego Gabi y me preguntó, ¿qué quieres que hagamos? Le dije: que venga cuando la llame (tenía cuatro meses). En 7 minutos Daya ya no era la misma que llegó. Fue una gran clase particular. Y eso me ha permitido que podamos disfrutar muchísimas salidas de todo tipo. Mi perra no es perfecta, para eso hay que trabajar todos los días (ahí es donde fallo yo), pero es obediente, sociable con perros y personas, viene si la llamo (aunque hasta esto tiene su letra pequeña y como dice Gabi no la llames y la castigues porque las cosas no van por ahí).

Circunstancias de la vida nos impidieron seguir con las clases desde el verano pasado. Los reencontré la semana pasada. Y aunque por ahora no podré ir por estar fuera de Málaga, estoy deseando que llegue el otoño para seguir donde lo deje. Por cierto, el precio no ha variado desde el año pasado y ya era súper económico. María, Bimba, Lola, Pepe, Kiko, Myriam, Gilda, Lana, Lu, Yeiko… un abrazo. Ojalá nos veamos pronto.

I Romero

Si quieres que tu mascota sea uno más de la familia, tiene que regirse por las mismas normas que todos, para ello Kannia te ayuda a que se integre con disciplina, educación y cariño. Chester es un perro con carácter, disciplinado, inteligente y muy vivo, él sabe que es así y lo explota.

Cuando lo llevé a adiestramiento era tan sólo un cachorro, Kannia le ayudó de tal forma que para él era un juego y una fiesta, se divertía con el entrenamiento. Necesitaba perfilar algunas costumbres que se te escapan de las manos como educador no profesional y dueño consentidor en ocasiones. Corría como loco, se escapaba al ver otro perro, muy independiente iba a su bola por la calle, confiado y juguetón se arriesgaba con todo. En las sesiones fue corrigiendo, adaptando y respetando la convivencia con otros perros (no olvidemos que es muy necesario para su desarrollo y que en muchas ocasiones lo sobreprotegemos y mimamos).

Cuando finalizó era un perro 10, sabe cuando, donde y como ha de estar, corre cuando tiene que correr, juega en los tiempos que tenemos marcados para ello, es capaz de pasar horas echado en cualquier restaurante, terraza o bar. Viaja en avión y coche tranquilo, pasa vacaciones en hoteles sin molestar y sobre todo sabe que NO, es NO. Con esta reseña sólo quiero agradecer a Gabi el excelente trabajo realizado y animar a cualquier persona que tenga problemas de disciplina o malas costumbre con su mascota. Os alegrareis de ello. No importa la edad que tenga el animal, él sacará lo mejor de ellos.

Maria Jose Diaz Duran

Acudí con un problema concreto de mi Westie, Rita, cuando tenía un año. Opté por el adiestramiento en grupo y fue lo más acertado, no sólo porque se aprende viendo a otros perros y sus comportamientos, sino porque corriges el problema de tu perro en situaciones variadas. Todo por un precio más que bueno.

No sólo se corrigió el comportamiento que queríamos, sino que descubrí que con la dirección adecuada, podía conseguir lo que quisiera con ella. Fuimos buscando cada vez más un poquito más, y gracias a Gabi enseñarle más y más cosas. La educación no sólo se ha convertido en un juego maravilloso para ella, sino también para mí. Por no decir que Rita se vuelve loca ahora cuando vemos a Gabi, ya que acudimos no por necesidad, sino por el buen rato que pasamos ya que él, se ha convertido en un amigo estupendo. Completamente recomendable a cualquier persona que quiera lograr un resultado concreto o lograr un plus con sus perros. Gabi no educa a tu perro, te enseña a tí a educarle.

Fernando Segura

Era reacio a ir a adiestramiento ... Creía saber lo necesario ... No sólo me equivocaba, sino que fue una de las decisiones más acertadas de mi vida. Conseguimos tener un perro equilibrado, sano, resistente, muy sociable ... E hicimos grandes amigos, como el propio adiestrador, y otra gente indispensable ya en nuestras vidas, gente con la que compartir tu cariño por los animales. Muy didáctico y eficaz. Resultados desde el primer día ;-) Relación calidad/precio excepcional!!!!

ANTONIO LUIS CARRION

Dimos las clases de adiestramiento para nuestra Bulldog Francés Mentha hace casi 10 años, y aprendimos un montón. Para ella fueron muchos juegos con los que aprendió a ser una perra feliz y equilibrada. Sabe quedarse sola, no rompe nada en casa, no llora, ni ladra. Es capaz de seguir las instrucciones precisas para hacer pipi y caca y siempre espera la orden para comer. Es muy feliz y sabe comportarse en todos los lugares sin problema. Eso sí, es una fan de los juegos de pelota, no puede resistirse...jeje

Ali Berenguer

Freud. Uno de los mejores compañeros que he tenido. Freud era un bulldog francés y decidimos adiestrarlo porque tenía un niño de 8 años y no sabía cómo iba a ir en casa. Decidimos contactar con Kannia y todo fue genial. En poco tiempo se convirtió en uno más de la familia, podíamos ir con él a todas partes, no era necesario llevarlo atado, a la hora de comprar en cualquier sitio esperaba en la puerta y todo esto lo aprendimos gracias a las indicaciones de Gabi, el adiestrador de Kannia.

Lo que nos enseñó lo he utilizado con perros de otros amigos y funciona. Además éramos un grupo de amigos amantes de los animales, organizaba excursiones perrunas con final en algún chiringuito o restaurante con nuestros perros con nosotros. Gran número de perros todos juntos y nosotros tan tranquilos disfrutando de amigos humanos y de cuatro patas. Desafortunadamente Freud ya no está con nosotros debido a un tumor cerebral fulminante, pero no tengo duda que si algún día decidimos tener otro perro lo adiestraremos con Gabi. Adiestrador y amigo.

Javier H

“Gracias a su adiestramiento, Nika será toda su vida más libre y feliz” Nika es el nombre de mi perrita. Una dálmata, muy cariñosa y sensible, con la energía de ‘los 101’ juntos y más; que ahora está a punto de cumplir 5 años. Con dos meses llegó a casa, y desde el primer momento supimos que además de preciosa, era muy especial.

Mi curiosidad por el mundo canino viene de siempre, y ella fue mi primera perra. Además de que recibiera todas las atenciones necesarias y más, sabía que para que fuese feliz también era muy importante que estuviese bien educada, acostumbrada a la vida de ciudad, y que fuese obediente. Desde los dos meses ya era encantadora y un trasto. Todos nos dimos cuenta muy rápido de que tenía tanta energía mental que sin ayuda ella no sería capaz de controlar.

Así que decidí buscar clases de adiestramiento en grupos, que empezamos con Gabi en Kannia cuando Nika tenía tres meses. Desde la primera clase, Nika se convirtió en la protagonista y se ganó a todos con su simpatía y vitalidad. Allí conocimos a muchos perros y a sus dueños, y compartimos momentos divertidos de los que tengo muy buenos recuerdos. Entender mejor a mi perra y que ella me entendiera a mi fue una de las mejores cosas que nos llevamos de las clases de adiestramiento. El precio me pareció muy bueno, y además de que con Gabi aprendí muchísimo, Nika y yo lo pasamos genial en todas las clases, disfrutando mucho en cada sesión.

Ahora Nikka tiene cinco años, y es una perra muy educada, simpática y noble. En obediencia es una crack, y jugando con la pelota y el mordedor también. Gracias a su adiestramiento Nika será toda su vida más libre y feliz. Puede ir siempre suelta por la calle. Estar a gusto en cualquier situación. Acompañarme a todos los sitios. Quedarse unos días en casa de mi madre si hace falta, y portarse genial... Pero lo mejor, es que es una gran compañera de la que aprendo cada día a vivir la vida con amor incondicional, lealtad y felicidad. Como ella.

Leopoldo Santos Martinez

Una de las mejores decisiones que hemos tomado en la vida. Exploras sensaciones con tu mascota que no imaginabas y te ayuda enormemente en tu futura relación con él. En nuestro caso, fuimos a las clases cuando Reina tenía tres meses y hoy en día, aplicamos todo lo aprendido resultando tremendamente eficaz, dentro y fuera de la casa. Además tuvimos la suerte de coincidir con gente maravillosa y Gaby consiguió que hubiera unión entre todos nosotros y sobre todo con la de nuestros perros.

Leopoldo, María y la pequeña perrita Reina.

Maribel Arenal

Nosotros acudimos al adiestramiento en grupo de Gabi con nuestro bodeguero de 5 meses porque aunque era muy buen perro queríamos que estuviera bien educado y fuese obediente.

Del adiestramiento se encargaron mis hijos de 14 y 16 años. El ambiente de clase es buenísimo. Hemos estado un tiempo sin poder ir y ahora hemos vuelto para que aprenda a jugar correctamente con otros perros, sobre todo en carrera, y coger más confianza para llevarlo suelto por todas partes. El precio es más que bueno. Resultados geniales: ahora mi perro es más sociable, más seguro y obediente.

Atila El Guerrero

Recomendable 100%, contactamos con Gabriel y vino a casa a evaluar a Atila (Stafford Americano) nos asesoró sobre como debíamos enfocar el adiestramiento de este tipo de razas de Marcado carácter y Gran Valor.

Hace ya 8 años que educamos a Atila y ha sido la Mejor decisión que tomé.. Jamás mi perro me ha buscado un problema y ha sido ejemplo de conducta para otros perros. Reacciona de manera pacífica a las provocaciones de otros perros, y Nunca ha dañado a otro animal. En 8 años no he tenido que ir a buscarlo tras "una llamada" en cualquier situación, ni ha sido motivo de queja por parte de mis vecinos (incluso de aquellos a los que no les gustan los perros). Se adaptó perfectamente al nacimiento de nuestro hijo con el que comparte una relación de amistad y cariño Sincero. Lo Volvería a hacer sin duda.

Noelia González

Para mí llevar a mi cachorro a adiestrar a kannia fue lo mejor que hice por él y por mi. Con 3-4 meses ya se le veía el carácter dominante y algo agresivo, y pudimos solucionar ese problema a tiempo con ayuda.

Hoy en día tengo un perro de 4 años y medio sociable y juguetón y estoy encantada con él. En las clases aprendió a respetar a otros perros, ya que llegaba en plan dominante y eso me iba a traer problemas, aprendió a respetarme a mi, ya que con la comida ya se le veía algo agresivo. aprendió que la comida no era gratis, tenía que ingeniárselas para lograr su pedacito superando pruebas, aprendió a superar sus miedos normales en cachorros, saltos, pasar por un túnel, verse lejos del dueño etc. Aprendió muchos juegos que hoy en día sigo practicando con el y me sigue sorprendiendo que no se le hayan olvidado. Gracias a kannia tengo un perro sano mentalmente y equilibrado para toda su vida. Y además las clases a muy buen precio. Lo recomiendo 100%.

Daniel Seseña Reina

A las pocas semanas de que nuestro cachorro de Pastor Alemán llegara a nuestro hogar, nos pusimos a la búsqueda de asesoramiento para su adiestramiento, poniéndonos en contacto y visitando algunos centros de adiestramiento cercanos a nuestra casa, hasta que finalmente contactamos con Gabriel, de Kannia, quién con unas simples pautas fáciles de entender y aplicar, nos hizo ver que era la persona que andábamos buscando.

Queríamos tener un perro que nos guardara la casa (tenemos amigos con un Pastor Alemán del que sospechan que incluso ayudó a los "chorizos" a abrirles la puerta de casa...jajajaja), y por otro lado que fuera un perro sociable con otros perros y sobre todo con niños de cualquier edad, ya que a nuestra casa vienen habitualmente; y no sólo nos ayudó a conseguirlo con creces, sino que también nos enseñó a ayudar a niños de amigos con fobia a los perros, a superarla con respeto e incrementando su autoestima. Además de todo lo anterior, siempre han estado disponibles para asesorarnos en la mejor elección de razas y perretes para amigos y familiares, en función de la familia, tipo de hogar...etc. Por todo ello volveremos a contar con sus servicios sin duda alguna.

Cristina Villora

Gabriel me ofreció una ayuda imprescindible para hacer que Senda sea una perra equilibrada y educada. Hace 5 años estuvimos acudiendo durante un verano a clases y conseguimos acabar con la ansiedad, los tirones y la conducta agresiva con otros perros. Hicimos un gran equipo!

Elena Bueno

Cuando Zeta (Cruce de Rottweiler y Labrador) llegó a casa insistí mucho en su educación hasta conseguir un perro bastante educado; conforme fue creciendo, a los 2 años, en el parque de perros si estaba jugando o especialmente con hembras en celo parecía volverse “sordo” y no hacer caso a mis instrucciones.

Después de consultar a varios especialistas sin obtener muchas garantías con el problema, elegí el adiestramiento en grupo de Kannia porque el precio me pareció razonable y me aseguraron que la situación era solucionable. Las clases se organizan con ejercicios concretos en base a cada perro y sus necesidades. El trabajo que realizaron fue muy PROFESIONAL e impecable; tanto el perro como yo disfrutamos y aprendimos mucho. Ahora puedo ir a cualquier sitio sin preocuparme de Zeta porque sabe cómo tiene que comportarse en cada momento y que es él quien debe estar atento a mí. MUCHAS GRACIAS!!

Alvaro MF

Lo recomiendo sin pensarlo. Yo comence a ir por precio, cercania y porque tenia un Bulldog frances agresivo y tenia las opciones de que no saliese mas de casa o que cambiase la cosa porque no podia mas y tras unas cuantas clases comence a acercarlo a perros, poco despues de un mes lo empezaba a soltar en sitios publicos y ahora lo llevo suelto a todos lados ya este en un bar o en el paseo maritimo lleno de bicis, perros y niños jugando, que se que puedo confiar que mi perro se portara bien con todo el mundo, y si veo que puede molestar simplemente lo llamo o le digo lo que quiero que haga como puede ser que se siente si viene un bici. A mi perro le gusto tanto las clases que aun lo llevo de vez en cuando y le sigo enseñando cosas nuevas y disfrutamos los dos.

maria del mar sancho arjona

Hace 8 años llegó a nuestro hogar una perrita labradora. Era preciosa, no teníamos ningún problema con ella pero contactamos con Gabi para que le enseñara obediencia. Era nuestra primera perra y no teníamos experiencia, así que Gabi nos enseñó a nosotros como actuar ante muchas situaciones, ya que lo estábamos haciendo mal.

Santá, que así se llamaba nuestra perrita, aprendió muchísimo con Gabi, era increíble la conexión que tenían. Me alegro de que Gabi adiestrara a Santá ya que eso hizo que la pudiésemos llevar siempre con nosotros y siempre nos decía la gente ! Que perra más educada! . Así que fue una experiencia muy positiva.

Santá ya no está con nosotros físicamente pero en nuestros corazones estará toda la vida. Ahora tenemos un golden retriever. Es también un sol, y por supuesto ya hemos decidido quedar con Gabi para que le de clases de obediencia . Gracias Gabi por tus clases, haces que la convivencia con nuestros peluditos sea mucho más agradable. Cuando un perro está educado es una delicia compartir tiempo con el.

Susana GH

Lleve a Sam a adiestrar a los 5 meses después de que se escapara y casi lo pillara un coche. Mi experiencia fue totalmente positiva, educamos a Sam y me enseño cómo responder en otras circunstancias, todo esto dentro de un ambiente sano y divertido. Las kannia-kedadas es otra forma de que el perro aprenda a convivir con otros perros y de que surjan amistades para toda la vida. Precio inmejorable. Si estás pensado educar a tu cachorro, no lo dudes!!!

Miguel Vázquez

Llevamos ya un año yendo a clases de adiestramiento con Gaby. Mi perro Jazz está encantado y le encanta ir a las clases. El caso que nos hace es cada vez mayor y pronto podrá ir suelto por cualquier sitio, estamos muy contentos con el resultado. Lo recomiendo si realmente quieres que tu perro mejore.

Eva Diaz

Buenas tardes, mi experiencia con mi perro adaptado con un año y lismania fue inolvidable.. Tengo una hija que por aquel entonces tenia 11año y ella con mi supervision y el adiestrador fue muy educativo y sobre todo porque es importante que los niños participen en el adiestramiento, para socializar a los perros. Desde luego volvería a repetir y si se me despista el perro, volveré El ambiente estupendo. Y las salidas geniales. Mecere la pena de verdad.

Miguel Campoviejo

Unos 20 meses hace que el buenazo de Quico (mestizo de labrador) tuvo la fortuna de ir a clases de grupo en Kannia. Contaba unos 7 meses cuando empezamos a llevarlo y destacaba por su inquietud y nervio.

En pocos meses fue ganando en aprendizaje y sociabilidad. Estoy seguro que la clave fue el trabajo en grupo (se capta mucho mas y mas rápido, tanto los perros como los propios dueños). Hace casi un año que terminó este periodo educativo pero no me deja de sorprender aún, comprobar su evolución y lo imprescindible que fué. Ha continuado aprendiendo pero "la semilla" fundamental ha sido su educación siendo cachorro. Ahora es un perro alegre y divertido pero tiene claro lo que debe hacer. Es muy cariñoso y obedece incluso a mi hija pequeña. Un saludo para Gaby y para tantos buenos amigos que hicimos.

Fernando Biguria

¡Excelentes resultados! Adiestramiento en grupo. Adoptamos un Parson Russell Terrier de 8 meses de edad. Al llegar a casa nos dimos cuenta que nuestro perrito era sumamente hiperactivo y lo que es peor, era muy agresivo ante otros perros.

Decidimos que teníamos hacer algo para cambiar esto. Por suerte encontramos a Gabriel en la escuela Kannia. Desde el primer momento fue muy honesto con nosotros, siempre nos dijo las cosas de frente y esto ayudo a que comprendiéramos mucho acerca de la dinámica de nuestra relación con nuestro perro.

Asistimos a clases de adiestramiento en grupo. Había gente de todo tipo y muy maja. Siento que creamos una buena relación con ellos y un ambiente de compañerismo. Sobre todo, el que hubiesen varios perros ayudó mucho a socializar a nuestro perro. Nos permitió enseñarle a controlar la agresividad y a jugar con otros perros. La flexibilidad de las clases grupales fue un plus muy importante por que tanto mi pareja y yo tenemos un horario de trabajo muy extenso e irregular y el precio de las mismas francamente fue muy bueno e incluso hasta creo que era bajo para el beneficio que nos brindó.

Tras el adiestramiento, nuestro perro pasea siempre con nosotros sin necesidad de llevar correa y se ha vuelto muy sociable y no ha sido necesario castrarlo. Lo llevamos a todos lados con nosotros incluyendo viajes y restaurantes sin darnos problema alguno. Estamos muy felices con los resultados del adiestramiento de nuestro perro con Kannia y sin duda lo recomendamos.

Ángela Martínez

Lleve a mi Labradora Nila a estas clases de adiestramiento porque me la recomendaron. El problema de mi perra es que aunque era muy noble no era muy obediente. Con estas clases se soluciono mi problema además de conocer a mucha gente y a muchos perretes. Las clases eran muy amenas y el precio muy bueno. Y lo mejor que yo fui la que adiestro a mi perra con las recomendaciones de Gabi.

Ahora soy mami y Nila con mi hijo se lleva genial. Nunca estaré lo suficientemente agradecida porque en 2 meses que estuve mi perra cambio totalmente.

Almudena Dominguez Alarcon

Mi experiencia fue más que positiva, Bola (Golden Retriever) no tenía ningún problema de comportamiento, pero me pareció fundamental que aprendiese normas básicas de convivencia y paseo... objetivo más que cumplido!!!... destacar (además de la profesionalidad del adiestrador), el ambiente tan agradable y familiar en el que se desarrollan las clases.

Rosa Mejías

Hace 8 años decidí adiestrar a domicilio a mi perro, un sharpei de 6 meses muy testarudo, tras el adiestramiento perdió testadurez, ganó en obediencia y adquirió una rica personalidad que enamora a la gente. Es muy sociable con los perros y le encantan los gatos, a diario va a saludar a los gatos callejeros que ya son amigos suyos.

El adiestramiento no me pareció nada raro, fue divertido y la mejor inversión que hice para mi perro. Ahora puedo disfrutar de él y llevarlo a todos los sitios tranquilamente e incluso la gente se asombra de lo bueno y noble que es. Sigo manteniendo amistad con el adiestrador y mi perro lo adora, le hace fiestas cada vez que lo ve, si tuviera otro perro lo llevaría al mismo sitio.

Ana Maria Marin Gutierrez

Hace ya 12 años que nos ofrecieron adoptar a una perra pastor alemán de pelo largo preciosa, pero con un historial que nos sembró de dudas; en año y medio que tenía de edad había tenido 4 dueños, y el último la iba a entregar en una Protectora ya que le estaba destrozando la mercancía que almacenaba en el interior de una nave industrial donde la tenía "encerrada" para guarda. En cuanto Gabi la vio y la pudo valorar nos dijo que la perra tenía un "gran potencial" y que tan sólo necesitaba una familia que le diera la actividad física que necesitaba y la recondujera mediante estímulos positivos, juego...etc, y que con esas pautas y su ayuda tendríamos una gran perra.

12 años después no puedo más que agradecer a Kannia y a Gabi, la atención que nos brindó con nuestra perra Nikita.

Azucena Bello Marcos

Desde que nuestro bóxer Thai llegó a nuestras vidas, quisimos poder compartir con él nuestro día a día, y eso pasa por tener un perro educado que puedas llevar a cualquier sitio. Con Gabi aprendió él y aprendimos nosotros. Compartimos experiencias y adiestramiento con una gente estupenda, que hoy forma parte de nuestras vidas. Thai quiere mucho a Gabi, y se vuelve loco de contento cuando le ve, con eso queda dicho todo. Sólo tenemos palabras de agradecimiento para él. Gabi para nosotros es mucho más que un adiestrador. La relación calidad-precio, ¡inmejorable!

Bea Cabrera

Decidí acudir a clases de adiestramiento tras adoptar a mi perrita. A simple vista, era una perrita muy buena y noble, pero el problema venía cuando se quedaba sola en casa: ladraba, lloraba e incluso rompía cosas. Recuerdo que rompió mis zapatillas de deporte, mis cascos... cualquier cosa que pillara a la vista, incluso SU CAMA!! Me di cuenta que lo que le pasaba era un problema causado por ansiedad por separación.

Tras detectar el problema, comencé a buscar adiestradores en Málaga y finalmente, me decidí por Kannia. Los motivos, además de estar cerca de casa, eran también económicos. Las clases en grupo eran fantásticas. Conoces a personas que se encuentran en la misma situación que tú y aprendemos todos de todos. En poco tiempo, el problema de mi perrita mejoró, tanto por las clases de adiestramiento como por los consejos que nos dio el adiestrador. Considero, al menos para mí, que es importante que además de los días de clase, se entrene con ellos el resto de días aprovechando las horas de paseo. Yo aprovechaba para entrenar con ella cuando salía a pasear por las tardes, un rato, no mucho. Finalmente, ya podía irme a trabajar tranquila sabiendo que se iba a portar bien y no iba a armar ningún escándalo. Actualmente, ella viene conmigo a todas partes, sabe como portarse en cada situación y es una perra tranquila y equilibrada.

Carmen Rodríguez Ramos

Hace 5 años que estuvimos adiestrado a Alvin y recuerdo con mucho cariño las clases. Nunca pensé que el comportamiento de un perro pudiera cambiar tan rápido. Las clases eran muy divertidas, rodeada de gente con ganas de aprender y un profe maravilloso. Al poco de empezar tuvimos un bebé y Alvin lo acepto como uno más desde el primer momento y a día de hoy, son inseparables.

Gracias por todo lo que nos has enseñado.

Carmen, José y Alvin.

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia del usuario, si continua navegando acepta nuestra Política de Cookies